15 claves para elegir el color de la pintura de tu casa

15 claves para elegir el color de la pintura de tu casa

La pintura es ideal para renovar ambientes, provee a las paredes de protección, textura y color. Usando los colores adecuados se puede alterar la percepción de las proporciones de un ambiente, resaltar espacios o disimular algún detalle poco deseado.
Para garantizar el éxito en la selección de colores, es necesario tener en cuenta algunas consideraciones:

  • Las actividades que se desarrollan en el ambiente y el tiempo de permanencia en ellos.
  • La iluminación natural de acuerdo a la orientación y tamaño de las aberturas y del tipo de iluminación artificial.
  • Tomar nota de los colores que están en el ambiente y que se conservarán, por ejemplo, pisos, cortinados, muebles, etc.
  • Analizar las proporciones del espacio, qué se quiere resaltar y qué ocultar.

Claves para elegir el color:

  1.  Elegir un color dominante o una paleta de colores que sea afín a las sensaciones que queremos generar en el ambiente. Utilizar mayoritariamente estos colores y completar la decoración son cortinas y adornos de tonalidades complementarias.
  2. Dentro de la paleta de colores elegida, utilizar sus diferentes tonos (neutros, medios y pasteles) y sus acentos (más o menos intensidad) para definir diferentes áreas dentro del ambiente.
  3. Los colores puros e intensos son ideales para resaltar sectores que deban ser protagonistas en el ambiente.
  4. Los colores frescos son los más luminosos y aportan vitalidad al ambiente.
  5. Los colores cálidos dan la sensación de confort e intimidad.
  6. Los colores neutros son suaves y serenos e invitan al relax, pero absorben la luz, por el componente negro en la mezcla de pigmentos. Hay que evitar usarlos en ambientes pequeños o de escasa luminosidad, o bien complementarlos con iluminación artificial de gran intensidad y brillo.
  7. Cuando se quiera utilizar un solo color para unificar el ambiente será necesario agregar notas de color para evitar la monotonía. Si, en cambio, se usan colores contrastantes se consigue un efecto energizante.
  8. Para lograr un estilo minimalista se deben elegir tonos neutros, pero será necesario aportar diferentes texturas al ambiente, como ser: textiles, piedras, maderas, vidrio, acero o resina.
  9. Si se desea una atmósfera cálida habrá que utilizar colores cálidos con notas de gris, como por ejemplo terracotas y mostazas.
  10. En las alas de estar formales o salas de espera o recepción es conveniente utilizar tonos neutros pálidos. En cambio en las sala de estar familiares son mejores los tonos verdes cálidos, amarillos y naranjas ya que mejoran la comunicación y aportan dinamismo.
  11. En las cocinas y comedores diarios hay que utilizar colores cálidos o frescos bien iluminados.
  12. En los cuartos de baño es preferible utilizar colores frescos y calmos dentro de la familia azul-celeste y verde.
  13. En los dormitorios los colores de la familia del azul y violeta son relajantes, los rojos son estimulantes y los neutros aportan calma. Para dormitorios de niños es mejor utilizar tonos frescos y estimulantes.
  14. Los cuartos pequeños requieren colores pálidos y luminosos para realzar la luz y el espacio.
  15. Los cuartos grandes no pierden su amplitud si se usan colores intensos y luminosos.

 

VERDE, el color de la vida
Fresco, vital y saludable. El verde es el color de la naturaleza y de los conceptos y sensaciones asociados a ella: exuberancia, fertilidad, esperanza y alegría. Es probable que haya sido el primer color usado por el hombre para teñir o pintar por ser de fácil acceso en la clorofila de las plantas.

Es un color secundario formado por amarillo y azul. Por eso aquellos verdes con más cantidad de pigmentos amarillos son más cálidos, y los que tiene más pigmentos azules son más fríos.

La mayoría de las personas coincide en que el verde es relajante, favorece la concentración mitiga los sentimientos negativos y el estrés. Según el tipo de verde elegido se obtendrán efectos más intensos, más calmos, más frescos.

Se lo puede combinar con colores complementarios como el rojo u otros verdes, o contrastantes como los violetas y anaranjados.

ROJO, pasión y drama
Desde los neutrales rosados, pasando por referencias florales hasta los tonos vibrantes y saturados, el rojo es un color que se puede aplicar en todo el ambiente o como único detalle contrastante para aportar dramatismo.

Puede utilizarse tanto para llamar la atención como para crear una sensación apagada, de acuerdo al tono elegido.

Fomenta la interacción, estimula la energía y aumenta el entusiasmo. En un dormitorio aporta sensualidad y elegancia; en la cocina se lo puede usar para resaltar armarios; en comedores para generar una atmósfera de tranquilidad que invite a la conversación; en la sala de estar se lo puede combinar con molduras blancas y muros crema para dar un aspecto elegante.

NARANJA, energético y vibrante
El naranja pasó de ser un color usado para complementar ambientes a ser un color con identidad propia. Es el intermedio entre el drama del rojo y la calidez soleada del amarillo.

Se lo puede usar en todas sus tonalidades para dar un toque de entusiasmo a los ambientes y se lo puede equilibrar son colores complementarios.

Se lo utiliza en comedores porque aumenta el apetito; en gimnasios porque estimula el movimiento; en el hall de ingreso las tonalidades más calidas dan sensación de bienvenida; en una sala de estar porque dan sensación de seguridad y tranquilidad; en dormitorios se deben elegir tonalidades suaves como damasco o durazno y en las salas de estar se los puede combinar con azul índigo o gris cuando éstas son de dimensiones generosas.

Deja una respuesta